Portada » El horario de trabajo que tienes actualmente puede afectar tu salud en unas décadas, revela estudio

El horario de trabajo que tienes actualmente puede afectar tu salud en unas décadas, revela estudio

by Editor
402 views

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

Las desventajas inmediatas de un horario de trabajo errático son claras: es posible que estés cansado todo el tiempo o que no tengas tiempo de calidad con tus seres queridos.

También pueden estar en juego consecuencias más graves a largo plazo, según una nueva investigación sobre las asociaciones entre los patrones de trabajo en la edad adulta joven y los resultados de salud en el futuro.

Múltiples estudios han demostrado cómo las horas de trabajo irregulares pueden dañar la salud general y la vida social, pero este nuevo artículo analiza ese vínculo a través de un enfoque de “ciclo de vida” ya que observa cómo los patrones de trabajo afectan el bienestar a lo largo de la edad adulta en lugar de hacerlo en un momento determinado.

El nuevo informe, publicado este miércoles en la revista PLOS ONE, definió un horario de trabajo estándar como el que comienza a las 6 am o más tarde y termina a las 6 pm. Un horario de trabajo por la tarde significaba comenzar a las 2 pm o más tarde hasta la medianoche, mientras que los horarios nocturnos eran turnos que comenzaban a las 9 p.m. o más tarde y terminan a las 8 a.m.

Los participantes tenían horarios “variables” si tenían turnos divididos o rotativos u horarios irregulares.

“Aproximadamente tres cuartos de los patrones de trabajo que observamos no se ajustaban estrictamente al trabajo estable diurno durante nuestros años laborales”, dijo el Dr. Wen-Jui Han, único autor del estudio y profesor de la Escuela Silver de Trabajo Social en la Universidad de Nueva York, en una entrevista realizada por la revista.

“Esto tiene repercusiones”, añadió Han, que se especializa en políticas de bienestar social con énfasis en los niños y las familias. “Las personas con patrones de trabajo que involucraban algún grado de volatilidad y variabilidad tenían más probabilidades de dormir menos horas por día, menor calidad del sueño, funciones físicas y mentales más bajas y una mayor probabilidad de reportar mala salud y síntomas depresivos a los 50 años que aquellos con horarios de trabajo estándar estables”.

Han también investigó cómo estas asociaciones dependían de la posición social, marcada por la raza o etnia, el género y la educación.

A pesar de los desafíos de los horarios de trabajo actuales, los expertos en salud dicen que existen estrategias que las personas pueden utilizar para mitigar los impactos negativos.

Los patrones de trabajo décadas antes afectan la salud en la mediana edad

Para evaluar los problemas del turno de trabajo, Han utilizó datos de más de 7.300 participantes, de los cuales aproximadamente el 50% eran blancos, el 33% negros y el 19% hispanos. Formaron parte de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud de 1979, una muestra representativa a nivel nacional de estadounidenses que tenían entre 14 y 22 años y fueron encuestados en diferentes momentos a lo largo del tiempo.

Han encontró que trabajar temprano en las horas estándar y luego hacer la transición a horarios volátiles entre las edades de 22 y 49 años se asoció significativamente con una peor salud. Este patrón también se relacionó con registrar una peor salud y síntomas depresivos a los 50 años. La magnitud del efecto fue equivalente a tener una educación inferior en la escuela secundaria, y los impactos de trabajar con horarios volátiles fueron peores que los de haber estado mayoritariamente desempleado.

El estudio también encontró tendencias relacionadas con la raza y el género, como la mayor probabilidad de que los estadounidenses negros tengan horarios vinculados con una peor salud y que las mujeres experimenten un sueño de menor calidad a pesar de que duerman más horas.

El informe no ofrece una explicación completa de los efectos desproporcionados sobre las mujeres y los negros, pero ese hallazgo habla “de la interseccionalidad entre los patrones de empleo y la posición social, subrayando las importantes disparidades de salud entre quienes tienen recursos y quienes no los tienen”, según el estudio. “Aquellos que no lo tienen soportan desproporcionadamente las consecuencias adversas de los patrones de empleo volátiles”.

Los resultados del estudio no son exactamente “súper sorprendentes”, pero son “muy oportunos y alarmantes”, dijo la Dra. Xiaoxi Yao, profesora de investigación de servicios de salud en la Clínica Mayo en Minnesota. Ella no participó en el estudio.

Debido al avance de la tecnología y la economía colaborativa, especialmente desde la pandemia, la gente trabaja cada vez más en horarios no estándar en comparación con hace varias décadas, dijo Yao por correo electrónico.

“Las personas con un nivel socioeconómico más alto podrían disfrutar de la flexibilidad de trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento, mientras que las personas en las llamadas posiciones sociales vulnerables podrían no tener otra opción”, añadió Yao. “A menudo nos preocupan los salarios y beneficios de estos trabajadores, pero este estudio señala que los horarios y turnos de trabajo no estándar podrían inherentemente poner a los trabajadores en riesgo”.

Explicar la relación entre el trabajo por turnos y la salud

Hay varias teorías potenciales que podrían explicar los hallazgos, pero el estudio en sí solo muestra una asociación, no una causalidad, dijeron los expertos.

“Una persona puede tener algunos factores de riesgo que dificultan la búsqueda de un trabajo estable y aumentan la probabilidad de desarrollar una enfermedad”, dijo Yao. “Es difícil utilizar los datos actuales para sacar una conclusión firme de que los horarios de trabajo causaron los resultados adversos para la salud”.

Pero al mismo tiempo, los hallazgos se basan en un creciente conjunto de pruebas .

Los resultados de la investigación están “en línea con lo que todos en el ámbito de la salud pública saben, que es que la salud de una persona está determinada por una multitud de factores, incluido el trabajo que tienen, ya que el tipo de trabajo determina sus rutinas diarias y, fundamentalmente, sus ingresos y por lo tanto, a qué recursos pueden acceder”, dijo por correo electrónico la Dra. Leana Wen, colaboradora de bienestar de CNN, médica de urgencias y profesora adjunta de política y gestión de la salud en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington. Wen no participó en el estudio.

Los horarios no estándar pueden dificultar el mantenimiento de hábitos de estilo de vida importantes para la buena salud, como dormir bien, comer a horas regulares y pasar tiempo con los seres queridos, dijo el Dr. Azizi Seixas, director asociado del Centro de Sueño Traslacional y Ciencias Circadianas de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, quien no participó en el estudio.

Incluso, la inestabilidad financiera de algunos trabajos no estándar también puede causar ansiedad, afirmó Yao. Y cuando el trabajo implica trabajar de forma independiente, la falta de un entorno social estable puede disminuir el sentido de pertenencia e identidad.

El investigador del sueño, el Dr. Christian Benedict, quien no participó en el estudio, señaló que es posible que los hallazgos no se apliquen a todas las personas.

“Por ejemplo, el estudio del Dr. Han no examinó los ciclos naturales de sueño de las personas”, dijo por correo electrónico Benedict, profesor asociado de farmacología en la Universidad de Uppsala en Suecia. “Es crucial reconocer que trabajar en turnos nocturnos podría ser más adecuado para las personas que naturalmente se quedan despiertas hasta tarde que para aquellas que prefieren levantarse temprano”.

Lo que puedes hacer

Cambiar horarios o trabajos para evitar horarios laborales no estándar puede no ser factible para algunos, pero se pueden utilizar otras estrategias, como una dieta saludable, ejercicio, relajación y pasar tiempo con amigos y familiares, para compensar el daño potencial del trabajo, dijo Yao.

Además, seguir teniendo algún tipo de rutina u horario en torno a ese turno puede hacer que sea más fácil adaptarse a esas actividades que promueven la salud, especialmente el sueño, añadió Yao.

Trata de optimizar tus condiciones de sueño tanto como sea posible, por ejemplo durmiendo en una habitación oscura y fresca y pidiendo a los miembros de la familia que respeten tu horario de sueño, dijo Benedict.

Investigaciones anteriores han encontrado que abstenerse de comer tarde en la noche contrarresta los efectos negativos del trabajo por turnos en la salud, añadió. Asegúrese también de programar chequeos médicos de rutina y buscar orientación de un profesional si surgen problemas de salud persistentes.

“Al incorporar estas estrategias en su vida diaria”, dijo Seixas, “las personas pueden mitigar de manera proactiva los efectos negativos de los horarios de trabajo atípicos en su salud y promover el bienestar general a pesar de las limitaciones impuestas por sus patrones de empleo”.

Fuente: CNN

Related Articles

Leave a Comment

Realidad Turística es una publicación digital especializada en temas turísticos internacionales dirigido a los profesionales del sector y viajeros frecuentes.